Posteado por: D. Junquera | 15/12/2009

Una reunión inesperada

– ¡Vaya, ya estamos todos aquí ! -dijo Gandalf, mirando a la hilera de trece capuchones, una muy vistosa colección de capuchones, y su propio sombrero colgado de las perchas-.¡Que alegre reunión! ¡Espero que quede algo de comer y beber para los rezagados! ¿Qué es esto? ¡No, gracias! ¡Para mí un poco de vino tinto! (…)

Gandalf se puso a la cabecera, con los trece enanos alrededor, y Bilbo se sentó en un taburete junto al fuego, mordisqueando una galleta e intentando aparentar que todo era normal y de ningún modo una aventura. Los enanos comieron y comieron, charlaron y charlaron, y el tiempo pasó. Por último echaron atrás las sillas, y Bilbo se puso en movimiento, recogiendo platos y vasos.

Sir John Ronald Reuel Tolkien

Anuncios

Categorías